2021-03-14_SAL

Ayuntamiento de Madrid, aunque la pandemia nos obliga a hacerlo on-line en estos momentos. -Su carrera profesional ha estado li- gada al periodismo sanitario. ¿Cree que en estos meses de pandemia se está realizando una buena labor des- de los medios de comunicación? -Por desgracia creo que el periodismo médico de calidad prácticamente ha desaparecido del papel, salvo honradísi- mas excepciones como es el caso del suplemento A TU SALUD. Echo de me- nos que existan más publicaciones en las que se escuche a los profesionales, pues es más importante lo que dicen ellos que lo que puedan aportar los polí- ticos, tal y como está demostrando la pandemia. La saturación y la rapidez de la información en la prensa digital, sin un análisis preciso, crea un ruido me- diático que puede resultar peligroso. -¿La pandemia ha sacado nuestras peores vergüenzas sanitarias? -Desde luego ha demostrado que no so- mos elmejor sistema sanitario delmun- do, aunque sí el más eficiente, porque nuestros profesionales sonmagníficos a pesar de que trabajan en unas condicio- nes muy complicadas. RAQUEL BONILLA MADRID H apublicadoel libro«LaRe- públicaenabandono»,una obra sobre las relaciones internacionalesespañolas entre febrero y junio de 1936. ¿Por qué se ha enfrascado en esa etapa? -Tras jubilarme después de 44 años dedi- cado al periodismo sanitario, he tenido la oportunidad de ocupar el tiempo en mi otra granpasión, que es laHistoria. Hace años tuve el privilegio adentrarme en los archivos delMinisterio deAsuntos Exte- riores, antiguoMinisterio de Estado, jus- to después de haber permanecido cerra- dos durante todo el régimen franquista. Una de las instigadoras de haberme dete- nido en esta época fuemi madre, que du- rante la Guerra Civil trabajó como far- macéutica voluntaria en lo que se llamó el Hospital de Sangre del Hotel Palace, y siempre se preguntó por qué nadie en el panorama internacional hizo algo por la República española. Ese runrún se me quedó y traté de averiguar el por qué con mi tesina sobre las relaciones exteriores de los gobiernos de Frente Popular. Esa tesis ahora se ha convertido en este libro con una versiónmás divulgativa. -¿Y ha encontrado la respuesta? -Hay varias explicaciones, entre ellas el hecho de que se mantiene un cuerpo di- plomático de laMonarquía; la coyuntura internacional dificilísima por causas aje- nas a España, con la Sociedad de Nacio- nes en plena descomposición ymuy ino- perante. Y por otro lado, que la II Repú- blica, agobiada desde el inicio por sus problemas endógenos, no fue consciente de que había unmovimiento de subleva- ción y estuvo cogida por el tiempo. -¿Qué podemos aprender de aquellos años que nos sirva actualmente? -La historia no se repite, pero sí nos per- mite analizarla para evitar errores. Hay dos problemas que ocurríanen laEspaña del 36 que los tenemos muy presentes ahora y que me inquietan muchísimo: uno es la tremenda polarización, es decir, que existan bloques políticos que ni si- quiera sean capaces de hablar entre sí, resultanefasto paranuestro país. El nivel de crispación actual es preocupante; y en segundo lugar que haya injerencias des- de fuera, tal y como sucedió en aquella época. Ahora también tenemos organiza- ciones supranacionales como la Unión ENTREVISTA / PABLOMARTÍNEZ Autor de «La República en abandono» «España no tiene el mejor sistema de salud, pero sí el más eficiente» VIVIR SINCONFIAR C uando somos niños y tenemos una familia, nuestros padres son los que nos ofrecenun lecho fun- damental para la vida tranquila, ellos nos dan la confianza. Ellos son los que ante un miedo, un dolor, un accidente, unaprieto…nos tomaránen sus brazos y resolverán nuestro mal. Por eso los críos suelen ser felices. Después crece- mos y descubrimos que hay todoun sis- tema organizado que en situaciones de normalidad va a responder a nuestras complicaciones. Hasta hace un año, cuando estábamos enfermos podíamos ir serenamente al ambulatorio. Si está- bamosmuy enfermos, iríamos al hospi- tal por urgencias y allí nos atenderían conentrega.Desdelapandemiaesodejó deserasí.Infinidaddeenfermos,incluso de coronavirus, solo fueron atendidos por teléfono. Ya losmayores se les reco- mendó no salir de casa; muchos murie- ron en ella. De pronto, perdimos la con- fianzaennuestraSanidad.Vimosqueno daba abasto, vimos a los propios sanita- rios llorando de impotencia. También veíamos por televisión cómo nuestras autoridades políticas, científicas e inte- lectuales se contradecían cada día y en directo.Nos encerrabanennuestras ca- sas, nosmultabansi nosmovíamos, nos engañaban. Vimos que el padre Estado no era digno de nuestra confianza. La perdimos. ¿Y cómo vivir tranquilos sin tenerenquiénconfiar?Ellos,atravésde los medios, pertinaces hasta el ahogo, nossiguentransmitiendocosasdiferen- tes cada día. En un mismo programa unos expresan que vamos mejor y las vacunas funcionan, poco después sale unepidemiólogoynos sobresaltaanun- ciando una nueva ola terrorífica. Con- tradicciones que nos perturban. Ellas, lasautoridades, nosconfinarona lobes- tiasinpensarloqueesosignificabapara ancianos, niños, adultos vulnerables, para todos. Porque finalmente todos es- tamossufriendoyauntraumacolectivo. Hemosvistomorirafamiliaresyamigos, hemos pasado pánico, hemos perdido nuestras rutinas y nuestro trabajo, he- mos sentido la incompetencia total de unos gobernantes enzarzados. Estamos peorqueagotados, estamosaletargados y enfermos. Desorientados y tristes. Como somos fuertes los humanos, sal- dremos de esta. Saldremos. Pero nos costará infinito recuperar la confianza. Paloma Pedrero «Hay un problema de la España del 36 que ahora se repite y me inquieta: la tremenda polarización política» Europea que no siempre cumplen con los compromisos prometidos. -Está trabajando en un nuevo proyec- to de investigación fusionando su amor por la historia con su conoci- miento del mundo farmacéutico. ¿En qué consiste? -Estoy haciendo una nueva tesis doctoral sobre «prensa farmacéuticadel sigloXIX, ideología y profesión», porque siempre me ha interesado mucho cómo aquello fraguó launiónde los profesionales. Ade- más, me dedico a dar clases de Historia de España en el Centro de Mayores de la Junta Municipal de Arganzuela del 44 ISBN: M-19813-2013 Domingo, 14 demarzo de 2021 PremioJaimeIdePeriodismo ● PremiodelaSociedadEspañoladeNeumologíayCirugíaTorácica ● PremioalasMejoresIniciativasdeServicioalPacientedelaFundaciónFarmaindustria ● PremiodelColegiodeIngenierosde Montes ● PremiodelaFederaciónEspañoladeEnfermedadesRaras(Feder) ● PremiodelaFundaciónInternacionaldeOsteoporosis ● PremiodelaFundaciónBiodiversidad ● PremioBiocultura ● PlacadelaSanidaddela ComunidaddeMadrid ● PremiodelaFundaciónPfizer ● PremioForoEspañoldePacientes ● PremiodelaSociedadEspañoladeDiabetes ● PremiodelaFederaciónEspañoladeEmpresasdeTecnologíaSanitaria(Fenin) ● PremiodelaSociedadEspañoladeMedicinadeAtenciónPrimaria(Semergen) ● PremiodelColegiodeFarmacéuticos ● PremiodelaFederaciónEspañoladeSociedadesdeNutrición ● PremiodelaFundaciónDentalEspañola ● PremiodelaFederacióndePersonasconDiscapacidadFísica ● PremioPRsalud ● PremiodelaFundaciónBamberg ● PremioEdicionesMayoalamejorlabordivulgativa ● PremioEstrellasdelMardeIberocruceros ● Premiodel InstitutoDanone ● PremiodelColegioOficialdePsicólogos ● PremiodelaAsociaciónMultisectorialdeEmpresasdeTecnologíadelaInformación ● DospremiosdelaFundaciónFarmacéuticaAvenzoar ● InstitutoNovartisde ComunicaciónenBiomedicina ● MedalladeorodelForoEuropa2001 ● PremiodelInstitutoBarraquer ● DosPremiosdelClubEspañoldelaEnergía ● PremiosdelInstitutoPulevadeNutrición ● MedalladeHonordela FundaciónBamberg ● PremioPeriodísticoColegioOficialdeFarmacéuticosdeMadrid ● PremioPeriodísticosobrelaHeparina ● PremioComunicaciónSanitaria2016delInstitutodeInvestigaciónyDesarrolloSocialde Enfermedadespocofrecuentes ● Premio Medialover2017 ● Premio FundaciónECO ● PremioFundaciónDomusVi ● Premio Asedefl ● PremioPeriodismoenRespiratorioGSK ● PremioNacionaldeMedicinaSigloXXI ● PremioNewMedicalEconomics ● PremioEITFood ● PremioSupercuidadores LA PUBLICACIÓNMÁS GALARDONADADE LA PRENSAESPAÑOLA

RkJQdWJsaXNoZXIy NDE5OTQ=